Marcas negras en la era de la transparencia